clic aquí para Comprar el Libro "El sentido del Miedo Escénico"

volver a Página Principal

Algunos Testimonios de lectores del Libro
"¿Por qué No Disfruto en el Escenario?"


"Este libro es lo que hace mucho estaba buscando, me recibí hace un año de profesora de flauta y mis últimos exámenes fueron lo peor que me pasó en mi vida. Hace dos años que no toco en público, y cada vez que me invitan a tocar en algún grupo yo pienso en el día de la audición y termino por rechazar la propuesta, así que comencé a hacer terapia, he dudado de mi vocación miles de veces y de mi ser como música. Esto ha hecho que mi autoestima decaiga mucha más, el problema es que los psicólogos no nos entienden nuestra relación con el instrumento, la música y el estudio cotidiano.
El libro parece ser un estudio detallado de mi problema actual, me identifiqué mucho con lo que dice, hasta se lo di a mi psicóloga para que lo lea así trabajamos mi problema juntas.
Agradezco infinitamente al autor del libro y a Claves Musicales por hacer de sus conocimientos y vivencias, una ayuda para la gente. Miles y miles de gracias."

Alejandra (flautista - Argentina)


"Es un libro emocionante. En varios momentos de su lectura me sentí indentificado. Tras acabarlo, comprobé que existe la esperanza de volver a disfrutar, pues hacía tiempo que no lo hacía. Por ello, creo que el optimismo y la confianza en uno mismo son la clave para el disfrute. Y este libro me ha ayudado en ese sentido. Aunque es casi una utopía estar siempre disfrutando al 100%, pues en la sociedad actual, tan estresante, esto es difícil de conseguir; se puede intentar. Sí. Es cuestión de ser natural, de ser uno mismo."

Alejandro Galansky (saxofonista - España)


"Leí el libro y voy por la tercera re-lectura. La razón por la que me interesó desde el principio fue, primero, porque como violinista siempre tenía problemas en mis presentaciones y altibajos en mi rendimiento (como si tocar fuera una lotería) y segundo porque enseño violín a un grupo de adolescentes y el año pasado hubo una verdadera epidemia de "nerviositis" que afectó a la clase entera y me pregunté si ellos eran el problema o lo era yo.

El libro del maestro Weintraub me demostró que lo último era cierto. Me avergonzó identificarme con el crítico/guía que paraliza y no ayuda. Algunos conceptos de Weintraub creo que los intuía pero no los racionalizaba y ha sido muy revelador poder entender cosas como que estamos todos juntos en el mismo barco y no debemos ser enemigos de nosotros mismos. Me da pena no vivir en Argentina para tomar los cursos de Weintraub o discutir con él cosas sobre el libro. Por favor si puedes extenderle la felicitación mía, te estaré agradecida. Ya estoy convenciendo a mis colegas para que adquieran el libro."

Zoila Vega (violinista, directora de orquesta y musicóloga - Perú)


"Con un lenguaje clarísimo y ameno, Mauricio Weintraub invita a reflexionar sobre las diversas actitudes de los músicos, tanto en sus horas de estudio como en sus exposiciones públicas y aconseja en todo momento no desviarse de la atención hacia lo musical y por ende lo expresivo y emocional.

Es muy interesante ver cómo estas técnicas pueden aplicarse a cualquier dificultad que tengamos en nuestras vidas en general; por lo tanto abarca mucho más que lo musical. Es importante para los maestros analizar estos conceptos para colaborar así en la desaparición paulatina de los síntomas de la relación disfuncional que impide la vinculación "sana" entre el Intérprete y el Crítico/Guía que lo perturba y acosa impidiéndole disfrutar de su interpretación. Sería muy valioso que todos los músicos se acerquen a este libro. Felicitaciones al autor."

Nélida Sánchez (pianista - www.nelidasanchez.com.ar)


"El libro de Mauricio Weintraub constituye un valiosísimo aporte a quienes de una manera u otra ponen el cuerpo en un escenario. Viene a ocupar un espacio lleno de incertidumbres y vértigo, que en muchos casos lleva a quienes lo sufren hasta a abandonar una actividad que se comenzó con pasión. Lejos de proponer soluciones mágicas, nos orienta en un camino hacia adentro, ordena y pone nombre a sentimientos y emociones oscuras, permitiéndonos sentir que el sufrimiento en el escenario puede transformarse en placer y que de nosotros depende trabajar para lograrlo."

Marina López (clarinetista - www.marinalopez.com.ar)


"Una libro imperdible para cualquier músico, ya sea que sufra en el escenario, o no. Excelente."

Daniel Salita (pianista)


"Aún no terminé de leerlo pero igualmente quiero dar mi opinión. Creo que los conceptos que el libro ofrece sobre la relación del EJECUTANTE y el CRITICO GUIA tiene un paralelismo importante con cada uno de nosotros como "ejecutantes de la VIDA" y "críticos guías para la VIDA", conceptos que me son familiares desde el ámbito de la terapia de psicoanálisis. Pienso que está muy bien hecho, sobre todo la parte que se dedica al estudio. Creo que aporta un modelo claro asequible a la mayoría de los músicos lectores. Los felicito y les dejo mis buenos deseos."

Roberto Almeida (guitarrista)


"Acabo de leer el capítulo que me enviaran gratuitamente del libro y lo considero útil no sólo para personas del ámbito musical y/o docente sino para todos aquellos que, por su rol o actividad, establecen con personas un vínculo asimétrico: líderes (de todo tipo de ámbito), médicos, terapeutas, padres, adultos (en relación a los niños), jóvenes en relación a ancianos, miembros de fuerzas de seguridad y todos los similares habidos y por haber, etc. Creo que la lista es infinita. No soy música ni docente pero, salvando las distancias correspondientes, me he sentido ampliamente identificada con muchísimas situaciones descriptas (generalmente como víctima y algunas otras como victimaria).

Claro, no todo el mundo podrá llevar a cabo las extrapolaciones necesarias. Pero de lograrlo, hay muchas reflexiones vinculadas a mensajes tóxicos que recibimos las personas en presencia de nuestros médicos, terapeutas, políticos, gobernantes, padres, maestros, adultos en general, administradores de consorcios, medios de comunicación, etc.

Creo que el capítulo que leí (y seguramente el libro en general), contiene un mensaje terapéutico y curativo ampliamente generalizado porque permite reflexionar y tomar distancia respecto de la posibilidad de dar mayor crédito a nuestro mensaje interior cuando somos masivamente invadidos por palabras locas o irresponsables emitidas desde el púlpito de autoridad que otorgan, a veces inmerecidamente, muchas profesiones, cargos e investiduras ...y nuestra propia inseguridad.

Es un texto de apoyo y afirmación de la libertad individual genéricamente entendida. Seguramente mucho más de lo que parece que se propuso o percibió el autor."

Graciela Bonzini (melómana)


"Queridos amigos de la música: No pierdan la oportunidad de comprar este libro. Recién leí las primeras páginas pero lo encuentro muy interesante, instructivo y fiel reflejo de lo que sentimos todos frente al público: esa mezcla de ansiedad, miedo al fracaso, responsabilidad y más aún, pero donde predomina también el DESEO de DAR lo mejor de sí. El deseo profundo de hacerlo ¡y eso es lo que nos hace superar el primer momento! El resto puede ser un verdadero disfrute..."

Cristina Cid (guitarrista y cantante - www.cristinacid.com) :


"... El tema me resultó atractivo y nunca antes había leído nada al respecto. Si bien no tengo "pánico escénico" y sé que puedo disfrutar en el escenario, me sentí identificada con muchas de las situaciones de las que se habla en el libro.

El mensaje del libro es profundo y a la vez claro. Es una especie de encuadre que permite poner luz a ciertos conflictos, tomar conciencia, dar ideas nuevas, otra mirada, y finalmente una forma de encararlos, procesarlos y mejorar...

Opino que hay que leerlo con apertura mental, flexibilidad y buena disposición, porque nos propone ser activos en la búsqueda del crecimiento musical y emocional. No sirve como "receta", cosa que continuamente aclara el autor, cuya sensibilidad y humildad respeto profundamente. Por eso creo que aquél que se interese en el libro, ya es un músico que quiere buscar su mejor camino dentro la maraña de exigencias que acarrea nuestra profesión...

Lo que más me gusta del libro es que su propuesta nada tiene que ver con el facilismo. Al contrario, demuestra la gran necesidad de aprender a estudiar, pulir la técnica, analizar las obras, cultivarnos como músicos y personas. Pero siempre con el objetivo del disfrute personal de la música, que es la única manera de llegar a ella y transmitirla al público...

Humildemente creo que así como me sirvió mucho leerlo -y tenerlo como libro de consulta permanente- puede servirle a muchísimos músicos, tanto profesionales como estudiantes..."

Renata Schneider (soprano)


"Hay dos aspecto muy positivos en el libro. El primero es que fue realizado por un músico, y por lo tanto sabe lo que es el padecimiento de este problema. El segundo es que, además de ser músico, ha realizado estudios sobre este tema.

El libro puso claridad y intelectualizó el problema que trata. El reconocimiento racional del mismo sin duda es el primer paso hacia la superación del problema. Felicitaciones y gracias por el aporte realizado.-

Los felicito sobre este emprendimiento porque contribuirá a encontrar el camino de la solución de quienes padecemos el problema y además me alegro mucho de haber encontrado otra persona que tiene la misma visión personal sobre la realidad que estamos soportando en cuanto a la inacabable y desaprensiva forma que tiene la sociedad en la búsqueda del éxito y no del placer o el disfrute personal de sus actividades.

Gracias por todo y a seguir sumando elementos que contribuyan a la formación musical de todos nosotros."

Daniel Temporelli (guitarrista)


"...En términos generales el libro me ha permitido racionalizar emociones que, durante mucho tiempo, estuvieron escondidas, y que, sin embargo, en su ausencia, me impedían disfrutar plenamente del acto de tocar, de jugar con la música.

Identificar las emociones displacenteras, los miedos, las inseguridades y ponerles nombre, es un paso radical en el camino de auto-superación artística y humana.

Una de las frases que más me agradó del primer capítulo es la que dictamina que "uno tiene pleno derecho a tener miedo". Un axioma tan sencillo, es, sin embargo, sumamente tranquilizador para quienes están en pleno proceso de angustia y que se culpan a sí mismos por lo que sienten.

He podido darles aplicación, en la medida de poder saber identificar de dónde vienen las críticas, comprenderlas y minimizarlas (sin por eso dejar de lado la búsqueda de limpieza técnica), para que en el escenario o en el momento de estudio no me inunden la angustia, el pánico al fracaso, etc.

Llevar a la práctica los conceptos del libro es acaso la tarea más difícil. Descubrirse a uno mismo, mirarse al espejo, limpiar el clóset, no son tareas agradables. Los primeros meses son de angustia, de enfrentarse a los miedos. Muchas lágrimas, sí. Pero supongo que son las lágrimas que preparan y humedecen la tierra en la que crecerá un nuevo artista, consciente de su poder en relación a la música, y activo por el placer mismo de su pasión por el arte."

Natalia Cháneton
(clavecinista, pianista - www.musichicos.com.ar)


clic aquí para Comprar el Libro "El sentido del Miedo Escénico"