logo for musicaclasicaymusicos.com

Mirando el final de la escalera...

por Javier Flotta
(Turdera, Buenos Aires)

Creo que el primer problema a resolver es contar con un buen sistema de educación, y en este caso en el arte de la dirección orquestal. Es muy dificil de llevar a cabo, pero las instituciones que se dedicaran a eso deberían contar con orquesta propia para poder poner en práctica las lecciones, y se debería tener una currícula homologada con las mejores casas de estudio internacionales, para formar directores de excelencia. Ese sería el primer paso para contar con un buen material humano para que cada orquesta o banda en la Argentina pudiera contar con un director argentino, altamente capacitado.

Proponérse resolver este problema sería el primer paso, y por supuesto llevaria muchos años, podría conmenzarse cambiando la legislacion, teniendo profesores de excelencia, con vocacion para la educación, contando EN TODO EL PAIS con instituciones que resguarden al alumno y brinden todo lo necesario para su formación, con orquesta incluída, y una currícula sumamente exigente, pero no agotadora y desaminadora (ésto remite a las currículas de los conservatorios, paupérrimas en su contenido, y que te llevan por lo menos, 8 o 10 años terminar). Éstos serían algunos de los aspectos a mejorar para acercarse a la excelencia necesaria en la educación para formar profesionales idóneos. Por supuesto que llevar a cabo esta gigantesca obra, ademas de muchos años, requeriría un altísimo presupuesto, que sólo el gobierno puede brindar, si se lo propusiera.

Si ese problema pudiera ser resuelto, ahí podríamos hablar de cómo insertar al egresado de dirección orquestal en el ámbito laboral.

En ésta instancia podría hablarse de las comisiones de músicos, de los concursos mafiosos, de la tendencia a invitar directores extranjeros, etc, etc...

No estoy en desacuerdo con estas observaciones, creo que la mayoría son absolútamente ciertas en general, otras en casos particulares, pero creo que las gracias deberíamos dar el día que ésas sean las únicas cuestiones por resolver.

Teniendo ya una base sólida en la educación, en ésa instancia, el alumno tendría tales condiciones, que de no ser aceptado en el ámbito local, perfectamente podría buscar nuevos horizontes donde sí haya una buena reglamentación de ésta profesión. Por supuesto que no es la idea, pero el alumno no se vería limitado a trabajar dentro de su país, por miedo a ser rechazado en el mundo, por ser un pobre director argentino. En ese momento luchemos porque TODO EL MUNDO quiera venir a dirigir a la Argentina, y los directores aregentinos mueran por permanecer aquí, pero creo que hoy por hoy, eso sería mirar el final de la escalera, estando todavía en el primer escalon.

Luchemos hoy por un excelentísimo modelo educacional, pormovido y financiado por el Estado Nacional, con profesionales de la educación califacados, currículas de altísimo contenido, y espacios institucionales que resguarden al alumno, y provean todo lo necesario para su formación.

Clic Aquí para publicar un comentario

¡Sumate y escribe tu propia página! Es fácil. ¿Cómo? Simplemente cliquea aquí para volver a Comentar la Nota "Democratizar las Orquestas Sinfonicas" de Jorge Gabriel Fontenla.

footer for músicos page