logo for musicaclasicaymusicos.com

LAS ESCUELAS DE TUBA

por Patricio Andrés Cosentino

 

Voy a presentarme, ya que esta nota sobre escuelas de tuba es la  primera que escribo para Claves Musicales. Soy músico, tubista y tengo 25 años de edad. Realicé mis estudios en la Universidad de Música "Franz Liszt" de la ciudad de Weimar bajo la guía del Prof. Walter Hilgers (tubista de la Orquesta Filarmónica de Viena y del renombrado ensamble de metales "German Brass"). Actualmente (año 2006) soy tubista de la Orquesta Sinfónica Nacional Argentina y espero poder continuar informándolos sobre el mundo de los Metales en ediciones posteriores de Claves Musicales.

Quisiera hablarles en esta oportunidad de las distintas Escuelas de Tuba que hay en el mundo : Alemana, Americana, Inglesa, Francesa y Rusa. Para que comprendan mejor cada una de estas escuelas, les explico que existen dos tipos de tubas: Tuba Bajo y Tuba Contrabajo. Y dentro de cada tipo existen dos tonalidades : Bajo en Fa y en Mib, y Contrabajo en Sib y en Do.

Sabiendo esto, podríamos separar las tubas por tonalidades y escuelas, de esta manera :

• En la Escuela Alemana se usan las tubas Contrabajo en Sib y Bajo en Fa
• Escuela Americana : Tuba Contrabajo en Do y Bajo en Fa o Mib
• Escuela Inglesa : Contrabajo en Sib y Bajo en Mib
• Escuela Francesa : Contrabajo en Do y Bajo en Fa
• Escuela Rusa : Contrabajo en Sib

Particularmente, en la Escuela Francesa se utiliza además el Eufonio, como instrumento de uso cotidiano para un tubista. Esto se debe en gran medida a la influencia que dejó Adolph Sax, el creador del Sax Horn (el Eufonio moderno), en Francia. La Rusa es otra de las Escuelas que tiene una particularidad, que es que se utiliza únicamente la Tuba Contrabajo en Sib para realizar todo el repertorio, ya sea de orquesta como de solista.

Dentro de las Tubas del mismo tipo y tonalidad existen diferencias de tamaño y material. Por esta razón las escuelas tienen distintas ideas de sonido : por ejemplo, no es lo mismo la Tuba en Sib que se usa para orquesta en Alemania -de gran tamaño para sobreponerse en las obras sinfónicas grandes- que una tuba en Sib de la escuela Rusa -más pequeña para poder abarcar todo el registro (porque, como dijimos, allí tocan todo el repertorio con esa sola tuba). Otro factor importante que afecta el sonido de un instrumento es la aleación del metal que utilizan los fabricantes.

Como habrán notado, en las distintas escuelas se utilizan tubas de las misma tonalidad. Pero una de las grandes diferencias entre las escuelas, fuera de la construcción y el material, es estilística: la forma de interpretar las obras orquestales en los distintos países, la sonoridad de las orquestas de los distintos países y lo que pretenden sus directores.

Otro factor que diferencia a las escuelas es la afinación que emplean las orquestas. Por ejemplo: normalmente en Alemania se afina el La a 443 Hz. En Estados Unidos 441 Hz. Estas diferencias generan lo que llamamos, que el sonido sea más "brillante" o más "oscuro".

Ustedes se preguntarán ¿para que existen una Tuba Bajo y otra Contrabajo? ¿qué tiene que ver esto con la ejecución y el repertorio?

Tiene mucho que ver. Hoy en día, la orquesta moderna busca un sonido y volumen mucho más amplio, grande y potente que las orquestas antiguas. Esto genera que el avance técnico de los músicos sea mucho mayor y que los instrumentos musicales sufran modificaciones para alcanzar lo que la orquesta moderna necesita.

Por este motivo hay dos tipos diferentes de tubas. La Contrabajo es una tuba de dimensiones muy grandes que produce un sonido muy grande y voluminoso. Se utiliza para el repertorio "grande" de orquesta, como la tetralogía de Wagner, sinfonías de Bruckner, Mahler, Shostakovich, y mucho más. En las escuelas Alemana, Inglesa y Francesa sólo se utiliza para este repertorio "grande" de orquesta y no para repertorio de solista. Pero la escuela Americana también emplea la tuba Contrabajo en Do para el repertorio de solista. Mientras que la Rusa, como dije antes, usa esta tuba para el repertorio de solista y de orquesta. En cuanto a la tuba Bajo, se utiliza en el repertorio de orquesta y de solista.

La primera obra orquestal en la que aparece la tuba es la Sinfonía Fantástica de Hector Berlioz, compuesta en 1830. En un principio, Berlioz había escrito la obra para lo que en aquel entonces se utilizaba como tuba : el Ophicleide, un instrumento similar al fagot ruso pero de metal con llaves como la del saxofón. Durante un viaje por Alemania, Berlioz conoce la tuba y apenas regresa a Francia tacha -literalmente- sobre el manuscrito la palabra "Ophicleide" y la reemplaza por "Tuba". Había quedado tan impresionado por ese nuevo instrumento, que decidió usarlo inmediatamente.

A esto hay que agregar que dicha primera tuba no era como la que hoy conocemos, pero se asemejaba a una tuba Bajo en Fa. Por eso, si observamos atentamente la parte de tuba de la Fantástica descubriremos que el registro es muy agudo, para que en ese entonces, un instrumento nuevo recién descubierto como la tuba moderna, pudiera ser interpretada como hoy la conocemos. Y además, utiliza dos tubas en vez de una.

La tuba Bajo también posee su repertorio orquestal específico. Algunas de las obras que se interpretan con tubas Baja -tanto en Fa como Mib- en las escuelas Alemana, Inglesa, Francesa y Norteamericana son : Sinfonía Fantástica, Marcha Húngara de la Condenación de Fausto de Berlioz, Sueño de una noche de verano de Mendelssohn, Till Eulenspiegel de Richard Strauss, Los Maestros Cantores de Nürenberg, Preludio al 3er acto de Lohengrin, Obertura Fausto de Wagner, 3er mov. de la Sinfonía "Titán" de Mahler, etc.

Quisiera agregar que existen obras en las que se utilizan ambas tubas (Contrabajo y Bajo). Una de ellas es la Sinfonía "Titán" de Mahler : se usa la Contrabajo durante toda la obra, salvo -según las escuelas Alemana, Inglesa, Francesa y Americana-, en el comienzo del 3er. movimiento, donde la tuba toca el solo con el que comienzan en canon el primer contrabajo y el primer fagot.

Muchos de ustedes se preguntarán: primero, ¿la tuba puede tocar de solista?, y ¿a qué compositor se le puede ocurrir escribir obras para tuba solista?

Para asombro de muchos de ustedes, es realmente muy amplia la gama de compositores que han compuesto obras solistas para tuba. El primer Concierto para Tuba fue escrito en 1954 por el renombrado compositor inglés Ralph Vaughan Williams. Lo dedicó al 50º aniversario de la London Symphony Orchestra, y a su en aquel entonces tubista, Phillip Catelinet, quien trabajó junto a él para desarrollar el concierto para un instrumento que hasta ese momento solamente había tenido aparición en orquestas y bandas sinfónicas. Detrás de este compositor aparecieron otros, como Paul Hindemith, Krystof Penderecki, Alexander Arutunian, Trygve Madsen, Anthony Plog, Torbjörn Iwan Lundquist, Edward Gregson, y muchísimos más.

Quisiera agregar algo. Hasta ahora me ocupé de hablar de escuelas extranjeras, y ustedes querrán saber qué escuela tenemos en la Argentina, ¿verdad? Lamentablemente, eso es muy difícil de responder, ya que como todos bien saben en la Argentina (y toda Latinoamérica) tenemos un gran problema económico, el cual nos limita para poder realizar cualquier actividad musical, ya sea comprar un instrumento o partituras. Por eso es que estamos muy limitados de tener una determinada escuela, lo cual espero que cambie muy pronto y por lo cual varios músicos están trabajando arduamente para revertir esta situación.

Espero sus comentarios y que hayan disfrutado este artículo.

Patricio A. Cosentino
(artículo publicado en Revista Claves Musicales Nº 65 - revisado y corregido por Gabriel Blasberg)
 

 

 

 

Si deseas dar tu opinión y calificar esta nota sobre "Escuelas de Tuba", completa el siguiente Formulario :

¿Qué te ha parecido este Artículo?
Los campos con asterisco (*) deben completarse obligatoriamente.
Calificación*
Nombre*
País*
Comentario (opcional)

volver a Artículos

volver a Home