logo for musicaclasicaymusicos.com

Carlos Visnivetski (1944-2010)
"Memorias de un Músico"
Autobiografía escrita en el año 2006
(pág. 10)

8) LUIS ROMÁN Y EL CONJUNTO "NUEVA TIERRA" (1970/1972)

Éste se lo debo también a Porfilio, aunque antes de él ya habían pasado otros colegas. Un buen día me dice en la Banda que lo llamaron, que hay un tipo que canta y toca la guitarra y que tiene un arreglador y que es una cosa muy rara, si quiero ir y probar.

Luis Román era abogado, cantor y guitarrero, y estaba estudiando, además, psicología. Un poco a la manera de Joan Manuel Serrat, había tenido la feliz idea de tomar a poetas latinoamericanos y ponerles música, siempre con tinte folklórico y con una ideología "de protesta" (Elvio Romero, Leopoldo Marechal, Nicanor Parra, Edgar Bayley, Raúl Galán, etc.). Los ensayos tenían lugar en el garage de la casa de sus padres, en el pasaje Angel Peluffo, a una cuadra de Medrano y Rivadavia. Contaba con un arreglador de lujo, Rolando Mañanes, compositor de música contemporánea "seria". Rolando era  compositor, pero no tenía mucho dominio del arte de la dirección o de la concertación camarística de un grupo. Así que, poco a poco, fui asumiendo tácitamente la dirección musical del grupo. Por supuesto que, después de mucho tiempo, también me animé a hacer algún arreglo. El día que aparecí con el arreglo de "Canción con todos", Rolando emitió su juicio taxativo, como aceptándolo a regañadientes: "es un arreglo barroquito"....

Luis Román tenía una muy linda voz y ostentaba una nutrida barba. Su  cara tenía un aire a Alfredo Alcón. Estaba separado y tenía un pequeño hijo. Los textos que elegía para musicalizar siempre tenían un alto contenido poético y político, pero también había compuesto algunas canciones infantiles dedicadas a su hijo, como la del célebre elefantito "Bimbo", que también mis hijas aprendieron a cantar y cuya introducción ejecutada con la guitarra era la melodía de "Le tambourin" de Rameau.

Los instrumentos elegidos por Luis y Rolando eran la guitarra, una flauta, un oboe, un cello y percusión. Cuando íbamos a tocar afuera Luis solía llevar en un bolsillo una botellita pequeña y chata de Caña Quemada "Legui", con la que todos nos entonábamos antes de comenzar a cantar o tocar.

Solíamos tocar en cuanto ámbito "progresista" apareciera (sindicatos, encuentros de poetas populares, partidos de izquierda, etc.). Se daba la paradoja de un suboficial de la Fuerza Aérea tocando en una sede del Partido Comunista. Más de una vez debí cambiarme de urgencia en la "Estanciera" de mi papá después de un "servicio" con la Banda y dejar la ropa militar en la parte de atrás. Por suerte nunca nadie se enteró o, por ahí, se enteraron y consideraron que no valía la pena arrestarme, fusilarme o encerrarme en un manicomio.

Con Luis Román también realizamos nuestro consabido "demo" y hasta llegamos a participar en un disco Long Play junto a otros grupos y solistas de vanguardia o izquierdosos... pero nunca llegamos a hacernos famosos ni ricos, como Luis en realidad hubiera merecido (aunque Liliana siempre decía que sus canciones eran muy tristes).

Mis compañeros en esta cruzada: el flautista Juan Alberto Duca (compañero de la Banda), el cellista Carlos Pagliano y los percusionistas alternativos Miguel Angel Fusaro y Rudy de Lasaleta.

9) MARTIN FRUTOS Y EL CUARTETO "MADERA" (1975/1976)

Durante el año 1974 toqué en "Michelangelo", acompañando a Estela Raval. Ahí conocí a Arturo Penón, bandoneonista de la orquesta de Osvaldo Pugliese. Penón era también arreglador de Pugliese y estaba estudiando composición con Jacobo Ficher. Más adelante me ocuparé de Penón y Michelangelo en particular. Pero el hecho es que Penón me invitó para formar parte del grupo de maderas que acompañaría a Martín Frutos.

"Martín Frutos" era en realidad el seudónimo de Mario Pizzini. Éste también era un guitarrero. No creo que tuviera tantos títulos universitarios como Luis Román, pero en cambio sus canciones eran mucho más humorísticas, aunque también todas tenían algo de crítica social. Había compuesto también algunas canciones serias, como "Canción para  tres", dedicada a los tres Pablos (Picasso, Neruda y Casals), pero su objetivo con este grupo era preparar un repertorio satírico y divertido para animar fiestas.

Su propósito no era tocar la guitarra mientras cantaba sino poder cantar y moverse de aquí para allá, pero acompañado por un cuarteto de maderas (flauta, oboe, clarinete y fagot). Penón había realizado cuatro instrumentaciones muy brillantes e ingeniosas para cuatro de los temas de Martín. Como en el caso de Rolando Mañanes, Penón tampoco tenía los recursos para dirigir y ensamblar al grupo de maderas "sinfónicas" y, otra vez, terminé siendo el director del grupo aunque, en este caso, no llegué a realizar ningún arreglo. Recuerdo a mis tres compañeros:  el flautista y médico David Zagalsky ("Dudy" para los íntimos), el clarinetista Luis Slaby (soldado músico en la Fuerza Aérea y compañero en La Lucila) y el fagotista Carlos Storani (compañero primero en la Banda y luego en la Filarmónica).

Merecen un párrafo las cuatro canciones compuestas por Martín Frutos: "El Prode", "Molotov", "Generacional" y "Aserrín aserrán". En "El Prode" hacía una crítica a las personas que basaban todas sus esperanzas de progreso en acertar a ese juego, para salir de la pobreza, en lugar de asumir una posición de lucha; "Molotov" era una queja del propio Viacheslav Mijailovich Scriabin, preguntándose por qué habían utilizado su insigne seudónimo para denominar a esa bomba casera; "Generacional" pintaba ingeniosamente las diferencias de criterio entre una chica moderna y sus padres y "Aserrín aserrán" combinaba dos canciones infantiles y advertía a la Farolera que no se enamorara del Coronel, cuyas manos estaban teñidas con la sangre de los maderos de San Juan.

La "revolución" de 1976 y mi posterior mudanza a la Provincia de San Juan pusieron triste final a este grupo, lo mismo que a otros de mis "emprendimientos".  Creo que sólo una vez llegamos a tocar en público, aunque por supuesto quedó el consabido "demo". 
 

Para leer la página siguiente (pág. 11), clic aquí

Para ir al Índice, clic aquí

Para publicar un Comentario, clic aquí

 

volver a Artículos

volver a Home